domingo, 27 de abril de 2008

El dragón que se comió la esperanza

Érase una vez, un Dragón Tragón que se comió todos los sueños y las esperanzas del mundo. Por cada sueño tragado, al dragón le había crecido una enorme burbuja, y cada una de ellas era de un color distintos, porque también eran distintos los deseos de los niños a los que había arrebatado la alegría.

Por suerte, el dragón se había vuelto perezoso. Con tanta felicidad a sus espaldas, apenas salía de su cueva, porque no necesitaba nada más para vivir que la alegría que guardaba en sus relucientes jorobas. Por eso, cuando la mujer más sabia del lugar pidió a las damas y a los caballeros más valientes que le dieran caza, sólo les hizo falta un poco de astucia y la protección del Hada Plateada para llevar a cabo su hazaña.




Con gran alboroto y manojos de plumas de aves tropicales, los miembros de la avanzadilla lograron hacer que el dragón se retorciera de cosquillas y saliera de su refugio en busca de lugares más tranquilos.



Pero alguien había anunciado a los cuatro vientos la llegada del Dragón Tragón a un bonito pueblo situado en medio de un bosque, y los niños y niñas de aquella villa a la que el dragón había robado la esperanza se unieron para dar caza al monstruo y liberar el precioso material con que cubría su cuerpo.

Todos a una se abalanzaron sobre el perezoso y lento Dragón Tragón para explotar los coloridos globos. Cada vez que uno estallaba, de su interior renacía un sueño, un poema, o una esperanza y, al tiempo que el mundo volvía a recuperar la luz que emanaba de las sonrisas infantiles, mientras sus voces entonaban los versos que caían en sus manos, el dragón se iba debilitando hasta que, vencido, se deshizo en un montón de polvos arcoíris que la brisa de la mañana se encargó de barrer con un beso de sol perfumado en jazmines.

Esta actuación infantil de La Domadora de Elefantes, titulada "Entre todos", tuvo lugar ayer, día 27 de abril de 2008 en el Parque de la Concordia de Guadalajara, con la colaboración de Laura Rincón como pregonera y Celia González Iglesias como Hada Plateada. Se realizó con motivo del Día de la Esperanza de la ONG Intermón Oxfam.

Fotografías: Rafael Iglesias / Vídeo: Pedro A. García Chain

Para escuchar el vídeo sin interferencias apagad el sonido general del blog en el casete que aparece más abajo en la barra lateral.

9 comentarios:

Ricard dijo...

Hola domadora... gracias por tu bonito comentario en mi post sobre la perfección.
Contestando a tu pregunta: con "Wilt" no es que me ría... es que me desencajo de la continua carcajada. Es tan ácido que es imposible no verse reflejado en el pobre Wilt... otro imperfecto.
Por cierto, has conseguido algo que hacia muchísimo tiempo que nadie conseguía... que tenga que ir a buscar un diccionario. Me chirriaba la palabra "falibilidad" que has escrito en tu comentario. Gracias por descubrirme una palabra, gracias... es el mejor regalo que nadie puede hacerme. Gracias de nuevo.

tournesols dijo...

Qué preciosidad, elefantita, qué preciosidad.

*

tournesols dijo...

¡No puedo ver el vídeo! :(

Nuria dijo...

Una historia realmente preciosa. Puedo escuchar el vídeo pero no verlo, en cualquier caso, así y sólo escuchado sé de una, S. para ser exacta, que se va a emocionar. Parece toda una mascletà... Tengo ganas de verlo. Ay los colores son como los sueños, ilimitados.
Bienventurada tu Hada Celia

Rafa dijo...

YO ESTUVE ALLI, y puedo atestiguar que fue impactante, que los niños disfrutaron a tope, que el hada madrina arreaba al dragón como nadie, hasta que triunfó el amor, la alegría, y doy fe que los niños leyeron la esperanza que preñaba los globos, y recordarán para sus dias menos buenos, que el amor es de colores, y existe la esperanza de un mundo mejor.
Esta vez la domadora de elefantes, se fue a pasar un rato con las crias, y qué bien lo pasamos.
Un beso
rafa.

Nuria dijo...

Me imagino la escena y no puedo por menos que pensar en una bandada de mariposas, en árboles que se convierten en una mujer-dragón, cuyo único fruto son unos globos robados. ¿Por cierto, no se te encogía el cuello como se encoge la noche ante tanto ruido explotado y siempre inesperado? Qué tensión generada, pero qué perfecto también. Parece que hizo un día precioso, con un aire limpio, quizá algo cálido, mientras unas ligeras manchas cruzaban el cielo, serían reflejo de esos globos llenos de ideas buenas.
Rafa, qué envidia me das, tú sencillamente, siempres estás allí, junto a tu esqueje. Cronista
de su existencia, de sus por qués. Gracias en cierto sentido por tu presencia.

isabel dijo...

Jo! que torpe soy! no soy capaz de ver el vídeo.
El hada Celia no pudo dormirse hasta las 12 de la noche (de lo nerviosa que estaba)y a la mañana siguiente lo primero que dijo fue "mamá he soñado con ayer". Lo pasamos todos genial!! y nos pusimos morados eh!!

Bel M. dijo...

Hola domadora:
Nos hemos cruzado varias veces, en militeraturas, en la discusión sobre poesía visual y en el blog de Nuria, pero nunca nos hemos saludado formalmente. Hoy paso a visitarte. Me parece precioso lo que haces. Precioso el cuento y preciosa debió ser la actuación (no he podido ver el vídeo, se atascaba).
Un abrazo,
Isabel

BELMAR dijo...

;)