lunes, 26 de abril de 2010

Presentación de "El Mundo de Casimiro" y entrega del premio Luna de Aire


Coger un libro recién nacido entre las manos es, para quien lo ha escrito, tener entre sus dedos el corazón reciente y delicado de una criatura que se ha estado gestando largo tiempo. Acariciar su cubierta, abrir por fin las páginas y oler la tinta fresca, revisar, con el alma en un puño, cada palabra como el padre que le cuenta los dedos de los pies al bebé para comprobar que todo está en su sitio, volver una y mil veces a mirarle a las hojas y reconocer en ellas nuestra huella genética, el rastro digital y silencioso de lo que un día prendió con un chispazo y después fue creciendo y cambiando con nosotros, como el feto cambia a su madre mientras va modelando sus vísceras de barro.

El jueves pasado, 22 de abril de 2010, víspera del Día del Libro, nació "El mundo de Casimiro. Memorias de un saltamontes", mi cuarto libro de poesía y el primero de poesía infantil.


Casimiro tiene dos madres: una, orgullosa e inmodesta como lo es quien acaba de dar a luz un bebé precioso, soy yo, que le di la vida en palabras, construyendo su mundo con poemas; la otra (joven y feliz primeriza, que todo hay que decirlo), es Ángela de la Vega, que dio forma y color al saltamontes e imaginó la textura que tenía la tierra de su tiesto y los bigotes del gato que le quiso comer.


Casimiro ha nacido, además, con el pan debajo del brazo que es un premio literario -el Premio Luna de Aire otorgado por el Centro de Estudios de Promoción de la Lectura y Literatura Infantil (CEPLI)- y tiene varios padrinos: en primer lugar los miembros del jurado -entre ellos el profesor Pedro Cerrillo a quien hace tiempo que admiro por sus estudios y dedicación a la literatura infantil- que decidieron que esta historia merecía ser publicada; además Carlos Martínez, director del Servicio de Publicaciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, que se encargó de mimar todos los detalles de la edición; y José A. Perona, a quien Casimiro le debe el diseño y la maquetación de sus "memorias".

Podría continuar así, pero la lista sería larga, porque todo alumbramiento es laborioso y, además, correría el riesgo de dejarme a alguien en el camino, así que aquí pongo unos puntos suspensivos que abarcan, con mi más sincero agradecimiento, a todos los que, de una forma u otra, han hecho posible que hoy yo sea tan feliz, con mi nuevo libro sobre la mesa, custodiado por la gata Juanita, que, involuntariamente, se convirtió en fuente de inspiración para un personaje principal de la trama (porque este es un libro de poesía que, sin ser un cuento en verso –es importante aclararlo- tiene un cierto hilo argumental).

"El mundo de Casimiro" nació al mismo tiempo que un primo suyo llamado "Libro de las mandangas", que vino al mundo como accésit del Premio Luna de Aire y que es hijo de Darabuc y de otro joven ilustrador conquense, Arturo García Blanco. Por eso los dos libros fueron bautizados al mismo tiempo, en una presentación muy emotiva en la que, además, esta Domadora de letras que os escribe tuvo la ocasión de poner cara a todos los antes citados y al mismísimo Darabuc en persona, quien, en la vida real, más allá de los cuentos, se hace llamar Gonzalo García Rodríguez y es un ser encantador y timidísimo a partes iguales.

Aquí podéis ver a los felices autores firmando tras la entrega del premio, como quien firma el acta de nacimiento de sus vástagos:

Fue, como veis, una jornada intensa en mitad de una intensa semana, y resulta muy difícil expresar toda la alegría con la que llegué a la ciudad de Cuenca, a la que hacía años que no visitaba, acompañada por mis padres (los veréis bajo estas líneas hechidos de gozo) y por Pedro (siempre a mi lado, apoyándome en lo bueno como lo hace en lo malo); me es difícil, como digo, articular en esta crónica, que ya va siendo demasiado larga, lo contenta que me puse al conocer a Carlos, con el que tanto había hablado por teléfono hasta entonces, sin conseguir que me diera ni una sóla pista de la forma y el color que iba a tener el libro; y a Ángela, a la que estoy profundamente agradecida por el fabuloso trabajo de ilustración que ha hecho con mis poemas y por el cariño que se ve que ha puesto en cada detalle. Y como es difícil, dejaré que la galería de imágenes termine de hablar por mí, que yo ya he escrito suficiente.

Todas las fotos que siguen, salvo dos que fueron tomadas por Pedro, así como el vídeo que viene a continuación son del Boletín Informativo Digital del Campus de Cuenca CuencaOn.


Perona y Ángela, hablando sobre el libro antes del acto

mis orgullosos padres, Gracia y Rafael

El profesor Pedro Cerrillo y el vicerrector de la UCLM, José Ignacio Albentosa.


Arturo y Ángela, los ilustradores.

Carlos Martínez y yo con cara de satisfacción.

Arriba ángela y yo abriendo el regalo que nos hicieron, como entrega simbólica del premio. Abajo Arturo y Gonzalo (Darabuc), muy felices con su regalo ya desenvuelto.

Y aquí, por si aún os quedan ganas, aquí está el vídeo que resume el acto:


Si queréis comprar el libro podéis hacerlo a través de internet PINCHANDO AQUÍ, o podéis pedirlo en vuestra librería de confianza indicando que lo ha editado la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM)


------------------------------------------
Se han hecho eco de la noticia, entre otros:

CuencaOn
GuadaQué
La Cerca
PaperBlog

12 comentarios:

MªJosé Pedraza dijo...

¡Que vivan las domadoras de elefantes -y ahora de saltamontes- triunfantes!
Te dejo...voy a comprar el libro :)
MMUAK!

PEDRO VILLAR SÁNCHEZ dijo...

¡¡¡Querida Gracia, domadora de sueños, versos y saltamontes!!! Me ha encantado tu crónica, las imágenes, tus palabras en el video, etc. El jueves hablo en Orihuela de poesía infantil, voy a recomendar ese pedazo de Casimiro, "libador de rocío, caballero de regadera y lluvia". Encantador. Le haré un hueco en la tierra y plantación de reseñas de la revista Educación y Biblioteca. Espero a ese Casimiro con los brazos y mi jardín abiertos para que libe y libe poesía de la buena. Un abrazo

Domadora de Elefantes dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios, ¡habéis tenido el valor de llegar hasta el final! je,je,je... Espero poder hacer varias presentaciones y que estas me lleven hasta Villena y Sevilla.

Gonzalo («Darabuc») dijo...

Emotiva y bonita, la crónica, igual que el día, que fue tan bonito y emocionante. :-)

Un abrazo

Poetisa a ratos... dijo...

Hola Gracia:

¿Sabes? De todo esto me quedo con tu voz diciendo: ¡qué bonito! después de haberlo dicho varias veces, cuando a los dos varones les dan su regalo. ¡escúchalo bien!. Seguro que te oyes. Con eso me quedo yo, con tu alegría espontánea tan digna de ti.

ENHORABUENA

muchos bss. Estefanía

Domadora de Elefantes dijo...

Estefanía, tienes razón, he vuelto a escuchar el vídeo y se me oye diciendo "¡qué bonito!", resulta curioso que esa sea mi última palabra en el vídeo porque resume exáctamente lo que sentía en ese momento. Gracias por estar siempre por aquí rondando. A ver si hacemos realidad el reencuentro prometido. Besos.

Poetisa a ratos... dijo...

AYYYYYYY, ¡eso digo yo!, pero bueno ya tendrá que ser en verano o después. Recuerda que siempre puedes contar con mi música si no es con mi poesía. Yo me ofrezco, ya lo sabes.

bss. Estefanía

Domadora de Elefantes dijo...

Ya estoy pensando en algo para la primavera que viene, Estefanía. Aunque parezca lejos, así es como va mi cabeza, ¡un año por delante!
Besos ;x

Domadora de Elefantes dijo...

Por cierto, ¿conoces la poesía de Emilio Adolfo Westphalen? Ves leyendo algo de él, que tiene que ver con lo que estoy "rumiando".

Encarna dijo...

Me encantas! jajaja

Dormilona del paisaje dijo...

Vale Gracia, lo leeré.
Bueno espero que la primavera que viene pueda estar.Si así es te acompañaré encantada.
bss

MARIAV dijo...

LA PÁGINA MÁS HERMOSA QUE HE VISTO EN LA WEB. FELICITACIONES. ÉXITOS!!!!